Ciudad
La Plaza Mayor de noche

Salamanca, Ciudad muy Noble, Leal, Hospitalaria y Caritativa, títulos todos ellos de concesión Real, cuenta con un pasado de casi tres milenios plenos de importantes acontecimientos, esplendores y crisis. Ostenta Salamanca un precioso título otorgado por el Consejo de Europa, que la define por completo, el de Una ciudad para vivir. Es una ciudad hermosa y mágica, por sus calles transita, todos los días del año, un hervidero de gentes de todos los colores, calles que nos conducen a la Plaza Mayor con mayúsculas, una de las más bellas del mundo, a la que Unamuno definió como “auténtico corazón henchido de sol y aire de la ciudad”.

Ciudad Patrimonio de la Humanidad (UNESCO, 1988) que sólo precisa pies para caminar y ojos para ver. Es lo único que exige esta urbe grandiosa hecha a la medida del hombre. Lo dice su riqueza patrimonial, repartida en cada una de sus calles, no en vano es la capital del plateresco español, que encuentra en la piedra dorada de Villamayor su principal aliado arquitectónico.

Es también ciudad sabia y docta, enriquecida por personalidades como Miguel de Unamuno, Fray Luis de León, Francisco de Vitoria, Cristóbal Colón, Tierno Galván, Tomás y Valiente, Torrente Ballester, Martín Gaite, Torres Villarroel y un largo etcétera.

Su vasto patrimonio y su cualidad de ciudad universitaria la hacen referencia del turismo cultural interior e internacional, como lo puso de manifiesto su Capitalidad Cultural Europea en el año 2002. Salamanca es todo esto y mucho más, es también una ciudad preparada para afrontar los grandes retos de futuro.

Ven a Salamanca, te estamos esperando.

Y gozaremos de la ciudad insigne que a París y Bolonia excede en letras

Lope de Vega